Una condición necesaria y suficiente para que haya equilibrio electrostático, entre dos o más conductores, es que ellos tengan el mismo potencial eléctrico. El equilibrio electrostático se caracteriza por la ausencia de corriente eléctrica de un conductor a otro.

Conductores en equilibrio electrostático

Propiedades:
El equilibrio electrostático se caracteriza por la ausencia de movimiento ordenado de cargas eléctricas.
El campo eléctrico en el interior de un conductor electrificado es cero (de lo contrario surgirán corrientes).
Las cargas en exceso, positivas o negativas, se distribuyen sobre la superficie (blindaje electrostático).
En los puntos internos y en la superficie del conductor en equilibrio el potencial eléctrico es constante.
El vector de campo eléctrico, y también las líneas de fuerza, son perpendiculares a la superficie exterior del conductor electrificado.
El poder de las puntas:
La densidad de carga (carga por unidad de área) es mayor en los puntos de mayor curvatura, es decir, de menor radio. Esto significa que las cargas eléctricas se distribuyen más densamente en las regiones pontiagudas. Este es el principio de funcionamiento del pararrayos.
Ruptura dieléctrica:
La cantidad máxima de cargas que puede ser un conductor es limitada. Con campos eléctricos muy intensos, el medio vecino al conductor puede tener sus moléculas ionizadas, llegando a ser conductor de la electricidad y descargando al conductor inmerso en el. Cuando esto ocurre, se dice que hubo una ruptura del medio dieléctrico.
Rigidez dieléctrica:
La resistencia dieléctrica es el valor del campo eléctrico en el que ocurre la ruptura dieléctrica de un determinado medio. En el aire atmosférico la rigidez dieléctrica es: $$E_{max} = 3 \times 10^6 \frac{V}{m} = 3~000~000 \frac{V}{m}.$$